Cúrcuma: Cómo aprovecharla y cuáles son sus beneficios

 Cúrcuma

– Presentación: En polvo.

– Propiedades: Digestivo, protector hepático, analgésico, antiinflamatorio, antidepresivo, ansiolítico, estatina,
descongestionante, antibronquial.

– Indicado para: Gastritis, cólicos menstruales, enfermedades hepáticas, artritis, depresión, colesterol alto,
gripa y bronquitis. – Componentes: Curcuminoides, curcumina, retinol, tiamina, Vitaminas B6, C, E, K, calcio,
hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio y zinc.

Uso tradicional:
Para la digestión: Esta especia actúa como tónico estomacal que estimula las secreciones de jugo gástrico y
pancreático, evita la gastritis y facilita la digestión, expulsa los gases del intestino y alivia los cólicos.

Para el hígado: Permite el drenaje del hígado y el vaciado de la vesícula. Es recomendada en casos de
enfermedades hepáticas.

Para la artritis: Alivia los síntomas y las dolencias de la artritis y del túnel carpiano generando más bienestar a
quienes padecen dichas enfermedades.

Antidepresivo: Ayuda a tratar la depresión y los trastornos relacionados.

Para el corazón: Ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, sus componentes disminuyen los niveles de colesterol malo y los triglicéridos.

Para las defensas: Esta especia es un excelente aliado del sistema inmunitario, se recomienda tomar en épocas de estrés y de lluvia.

Para la gripa y respiración: La cúrcuma tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antibronquiales, ayuda a tratar la bronquitis y algunas enfermedades pulmonares.

Para el período: Ayuda a regular la menstruación y a aliviar sus síntomas, tales como dolores en el vientre bajo o dolores de cabeza. Pero no debe consumirse en exceso pues podría impedir la ovulación, tal como lo hacen los anticonceptivos orales.

Precauciones y contraindicaciones:

La cúrcuma no se recomienda en mujeres embarazadas o en período de lactancia. No se recomienda en pacientes con problemas en la vesícula biliar y tampoco en personas recién operadas pues puede retardar la coagulación de la sangre.

Leche Dorada o Golden Milk

Ingredientes:

Para la pasta de cúrcuma:
1⁄4 de taza de polvo de cúrcuma (30grs). 1⁄2 cucharadita de
pimienta molida.
1⁄2 taza de agua.
Para la leche dorada:
1 Taza de leche de almendras (250ml).
1 cucharadita de aceite de coco.
1⁄4 de cucharadita o más de pasta de cúrcuma.

Paso 1: Primero debes preparar la pasta de cúrcuma, para lo cual necesitas: 1⁄4 de taza de polvo de cúrcuma (30grs), 1⁄2 cucharadita de pimienta molida, 1⁄2 taza de agua. Pon todos los ingredientes a calentar a fuego medio en un tazón pequeño y revuelve bien hasta que se integren completamente y obtengas una pasta espesa. Después, deja que la mezcla se enfríe, viértela en un frasco y guárdala en la nevera.

Paso 2: Ahora que la pasta esta lista, puedes continuar y hacer la leche dorada. En una olla agrega todos los ingredientes, excepto la miel. Calienta a fuego medio y revuelve la mezcla constantemente hasta que todos los ingredientes queden bien integrados antes de que comience a hervir. Retira la mezcla de la olla y ponla en el recipiente de preferencia.

Paso 3: Agrega miel al gusto y disfruta.

¿Te gustó el artículo?

Compartir